Movimiento Antorchista Nacional
La organización de los pobres de México

¿Cómo trabajan los activistas de nuestro movimiento?

 

“Es necesario educar y organizar a las masas
para que sean ellas las que impulsen
sostengan y desarrollen

el cambio que se busca”


Aquiles Córdova Morán


EL MOVIMIENTO ANTORCHISTA NACIONAL

Con el tiempo, Antorcha Campesina se transformó en Movimiento Antorchista Nacional, pues en los primeros años de la década de los ochenta, los antorchistas iniciamos trabajo en colonias populares, y en varias universidades y fábricas, lo que trajo como consecuencia la formación de sus organizaciones hermanas: Antorcha Popular, Antorcha Estudiantil, Antorcha Obrera y Antorcha Magisterial, que junto con Antorcha Campesina integran lo que ahora se conoce como Movimiento Antorchista Nacional.

 

¿CÓMO TRABAJAN LOS ACTIVISTAS DEL MOVIMIENTO ANTORCHISTA?

El Movimiento Antorchista Nacional no trabaja desde un escritorio o desde una oficina; sus activistas platican con los campesinos y colonos, los reúnen, les explican los propósitos de la organización, tratan de recoger sus problemas y tratan de organizarlos y hacerlos participar en las gestiones, en las luchas en general, encaminadas al beneficio de sus comunidades. Viven, sufren y luchan con ellos. Es decir, la gente con la que trabajamos no conoce a la organización por su propaganda o sus membretes, no tiene la idea de que Antorcha es algo abstracto, superior y alejado de ellos, sino que conocen a los antorchistas de carne y hueso.

Los activistas del Movimiento Antorchista son gente que, cuando menos en los cuadros principales, están dedicados de tiempo completo a su trabajo de organización, educación y gestoría de los problemas de los estratos marginados de la sociedad.

Esto da a nuestra organización una gran ventaja, pues nos permite estudiar con todo detalle a los pueblos y penetrar hasta lo más profundo de la vida de los pobres, conocer los problemas reales y, sobre todo, identificarnos con ellos, ganarnos su confianza. Esta es la razón por la que la gente sí responde a los llamados del Movimiento Antorchista Nacional y por la que la organización se ha extendido rápidamente.

El método de trabajo y desarrollo que los antorchistas aplicaron en sus inicios en Tecomatlán, es el mismo que se aplica en todos los centros donde actualmente trabajan. Se trabaja en la educación, la salud, el abasto, la vivienda, las fuentes de empleo, entre otros rubros. Cuando hay problemas agrarios también los atendemos, pero de manera prioritaria nos hemos dedicado al desarrollo de las comunidades.

Esta visión explica por qué Tecomatlán es hoy uno de los pueblos más desarrollados de la Mixteca baja poblana: en el terreno educativo, por ejemplo, cuenta con escuelas que van desde la primaria hasta la licenciatura y es, prácticamente, un polo de desarrollo en la zona.

El método de trabajo y desarrollo que los antorchistas aplicaron- y siguen aplicando- en sus inicios en Tecomatlán, es el mismo que se aplica en todos los centros donde actualmente trabajan. Se trabaja en la educación, la salud, el abasto, la vivienda, las fuentes de empleo. Cuando hay problemas agrarios también los atendemos pero, de manera prioritaria, nos hemos dedicado al desarrollo de las comunidades.

Esta visión explica por qué Tecomatlán es hoy uno de los pueblos más desarrollados de la mixteca baja poblana: en el terreno educativo, por ejemplo, cuenta con escuelas que van de la primaria a la licenciatura y es prácticamente un polo de desarrollo en la zona.

 

¿CON QUÉ DINERO HACEN SU TRABAJO LOS ACTIVISTAS DE ANTORCHA?

Los antorchistas de tiempo completo viven de la colecta pública, del respaldo económico que les dan el resto de sus compañeros que tiene trabajo normal y que, con sus cuotas, permiten que los activistas de tiempo completo puedan dedicar todo su esfuerzo a este trabajo, así como también de pequeños negocios como tiendas de abarrotes y restaurantes que la organización ha venido creando durante un cuarto de siglo de existencia. Para la financiación de sus activistas, Antorcha no recibe dinero ni del Estado ni de empresas privadas ni de los partidos, ni siquiera de partido al que está afiliado, el PRI.

 

EL MOVIMIENTO ANTORCHISTA

El Movimiento Antorchista es liderado por una Dirección Nacional compuesta por 75 personas que se eligen cada dos años en un Congreso Nacional que se realiza en el mes de julio. Su Secretario General es el Ingeniero Agrónomo, Aquiles Córdova Morán, egresado de la Universidad Autónoma Chapingo.

 

¿QUIÉNES SON LOS DIRIGENTES?

El Movimiento Antorchista es liderado por una Dirección Nacional compuesta por 75 personas que se eligen cada dos años en un Congreso Nacional que se realiza en el mes de julio. Su Secretario General es el Ingeniero Agrónomo, Aquiles Córdova Morán, egresado de la Universidad Autónoma Chapingo.

 

NUESTRA PRESENCIA EN EL PAÍS

Desde su fundación, el Movimiento Antorchista Nacional ha tratado de ser consecuente con los planteamientos que le dieron origen y, siguiendo ese camino, ha obtenido éxitos importantes, sobre todo en relación con los intereses inmediatos de los grupos sociales más desprotegidos. En colonias populares, en pueblos campesinos y en comunidades indígenas, entre otras, ha tenido progresos considerables en los terrenos educativo, de salud, de comunicación y de servicios básicos; también, ha luchado por crear fuentes de empleo e, incluso, ha creado fuentes de trabajo y resuelto graves problemas agrarios para beneficio de muchos trabajadores. Los resultados son alentadores, pues han redundado en el enraizamiento y consolidación de la organización entre las capas marginadas del país, lo que ha traído como consecuencia un crecimiento importante y sostenido.
Las entidades donde Antorcha tiene una presencia más importante son Puebla, Michoacán, Veracruz, San Luis Potosí, Estado de México, Ciudad de México, Oaxaca, Guerrero e Hidalgo.

 

ANTORCHA Y EL PRI.

La adhesión de Antorcha a las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) se dio en octubre de 1988, luego de que sintiéramos la necesidad de buscar el respaldo de una organización legal y plenamente reconocida que nos sirviera de apoyo e hiciera más eficaz nuestra lucha por la consecución de las demandas de los grupos organizados.

Después de un detenido análisis, Antorcha encontró que sus propósitos y principios se identificaban con los propósitos reivindicatorios, sociales y políticos de la Revolución mexicana. En ese sentido, encontramos que los documentos básicos del PRI eran los que mejor reflejaban los intereses del pueblo pobre de México, y desde luego, los intereses de Antorcha; por eso, creímos que, al coincidir en lo esencial con los documentos básicos del PRI, dentro de sus filas podríamos tener mejores posibilidades de éxito en la lucha que nos habíamos propuesto. Y así lo venimos haciendo desde entonces.

 

 

NUESTRA VISION DE LA CULTURA Y EL DEPORTE. LAS ESPARTAQUEADAS.

La cultura

Para nosotros, la cultura lo es todo: es el cultivo de la inteligencia y es el cultivo del espíritu; es el cultivo del pensamiento y es el cultivo de la sensibilidad. Consideramos, y creemos sinceramente, que solamente a través de este cultivo profundo es como se puede cambiar la mentalidad de los pueblos, la mentalidad de las naciones para convertirlas de naciones sumisas, derrotistas, rezagadas, acomplejadas, a naciones orgullosas, vigorosas, con ánimo de triunfo, abriéndose paso entre los más poderosos de la tierra.
No sólo queremos banquetas, no sólo queremos agua; eso es bueno, pero no es suficiente. Nosotros queremos que se transforme el espíritu de esta patria. Que sea una patria valiente, arrogante, orgullosa de ser lo que es, eso es lo que queremos y para eso es indispensable el trabajo cultural.

El deporte

Para Antorcha, el deporte es fundamental para coadyuvar a la formación del hombre nuevo, un mexicano recio, inteligente, culto, progresista y patriota; un mexicano no acomplejado ante los poderes extranjeros, sino orgulloso y seguro del destino de México; un mexicano que pueda construir esa patria poderosa, vigorosa y justa que queremos para todos nosotros.
El deporte es el cincel con el que va a cincelarse, tarde o temprano, la imagen del nuevo mexicano, porque el deporte educa la voluntad, desarrolla nervios de acero, educa a la mente, enseña al individuo a concentrarse y a encontrar respuestas rápidas, sobre todo en los momentos de peligro.

Por esta visión de la cultura y el deporte, los antorchistas organizamos encuentros culturales que alternamos cada año con encuentros deportivos denominados ambos Espartaqueadas, donde reunimos a miles de jóvenes y adultos que conocemos en las colonias, pueblos y escuelas con las que tenemos contacto, los cuales despliegan su talento en las disciplinas deportivas como futbol, basquetbol, béisbol, natación, etcétera, y en artes como danza, canto, baile regional, teatro y poesía.