Movimiento Antorchista Nacional
La organización de los pobres de México

Las Espartaqueadas

 

“Nuestra visión es educar a los niños y a los jóvenes,

en la constancia, en el amor a las disciplinas artísticas

y deportivas; para formar y consolidar un espíritu aguerrido

y decidido y crearles mentalidad de ganadores”


Movimiento Antorchista de México


 


Sabiendo la importancia que la cultura y el deporte tienen para la formación del ser humano, el Movimiento creó las Espartaqueadas. Estos eventos culturales y deportivos se llaman así por dos razones: en honor a Espartaco, esclavo que logró, a pesar de las condiciones en las que se vivía en el Imperio Romano, encabezar a los esclavos para crear mejores condiciones de vida; y, la segunda, en honor a Esparta, una de las ciudades con mayor disciplina al deporte y a la cultura en la antigua Grecia. “Nosotros, un poco inspirados en ellos, le pusimos Espartaqueadas, pues nuestra visión es educar a los niños y a los jóvenes, en la constancia, en el amor a las disciplinas artísticas y deportivas; para formar y consolidar un espíritu aguerrido y decidido y crearles mentalidad de ganadores y, finalmente, para lograr, a través del esfuerzo y del trabajo constante, resolver los problemas materiales por los que atraviesan sobre todo las clases desprotegidas”, señaló en entrevista Juan Manuel Celis Aguirre, presidente de la Comisión Cultural del Movimiento Antorchista.

“Las Espartaqueadas nacieron de manera espontánea en 1985, en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, cuando varios jóvenes antorchistas se encontraban en una protesta estudiantil. Así, en 1987 surgió la inquietud de irlo cultivando poco a poco; se decidió la creación de las Espartaqueadas y hacer estos encuentros no sólo culturales, sino deportivos”, explicó.

 


“Las Espartaqueadas nacieron de manera espontánea en 1985, en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, cuando varios jóvenes antorchistas se encontraban en una protesta estudiantil. Así, en 1987 surgió la inquietud de irlo cultivando poco a poco; se decidió la creación de las Espartaqueadas y hacer estos encuentros no sólo culturales, sino deportivos”, explicó.

En estas actividades no se otorgan premios económicos, sino que se reconoce el triunfo de los participantes, mediante el otorgamiento de medallas y trofeos, pues se busca privilegiar un compromiso real con la cultura y el deporte.