MOVIMIENTO ANTORCHISTA


 

Lírica Universal :::
Autor:Joaquín González y González 
Declama:
Clara Peralta
Escuchar audio


Éste era un pobre león,
que prisionero en recia jaula,
ha tiempo que vivía,
y allí, encerrado, moribundo y fiero,
de dolor y de tedio se consumía. 
Ya no había fuerza en su ánimo abatido,
ni majestad en su actitud tranquila,
ni ecos de tempestad en su rugido,
ni fulgores de sol en su pupila. 

Casi siempre tendido lo miraba
de su estrecha prisión en los rincones.
¿Qué hacía aquel animal?... Tal vez soñaba
en lo que sueñan todos los leones:
en su cubil de la candente arena
que alfombra fue de su africano suelo,
en la grandiosa y olvidada escena,
del aire libre y del azul del cielo. 

Tal vez pensaba en su hembra,
en la oscura selva, cuajada de fragantes flores,
en un rincón oculto en la espesura
que el escogió por nido a sus amores. 
Soñaba esto...
¡no sé qué soñaría!...
Mas al verlo tan triste
sí estoy cierto
que aquella pobre bestia se moría
de una inmensa nostalgia del desierto.
 
De noche ante el asombro de la gente,
entraba el domador, con firme paso
 en la jaula... y ya dentro, sonriente,
despertaba al león de un latigazo. 

El animal alzaba la cabeza,
abría las fauces y al sentirse herido,
con súbitos arranques de fiereza,
expresaba el dolor con un rugido. 
Más látigo...

Frenética la gente,
con ansiedad la lucha contemplaba...
¡Un latigazo más!... ¡otro!... El valiente
y rudo domador no descansaba. 
Por fin la bestia, ante el dolor que agota,
ya cansada y vencida, sucumbía...
e iba a lamer la acharolada bota
del domador... ¡el público reía! 

Pero una noche con función de gala,
está el circo adornado y esplendente;
pletórica de luz está la sala,
y las gradas pletóricas de gente…
Toca su turno al domador;
su brazo va a alzar airado y a empezar la fiesta;
pero antes de que caiga el latigazo
se oye un feroz rugido de protesta. 

Después, un golpe... ¡un grito de agonía!
El ruido de la garra ensangrentada
al romper con transportes de alegría
las fibras de la carne... Después... ¡nada! 
A aquel león, efluvios le llegaron,
del lejano confín de su desierto,
que en tan solo un minuto despertaron
su salvaje valor ya casi muerto... 
¡Quién sabe…!

Al final de la sangrienta escena
estaba el león en actitud tranquila,
y había manchas de sangre en su melena,
y fulgores de sol en su pupila... 

Próceres de la Tierra, que, sin tiento,
con látigo tratáis a las naciones…
¡Vosotros sois el domador del cuento! 
Pensad que estos leones abatidos,
cuando airados levantan la cabeza,
llegan a componer con sus rugidos,
un rugido inmortal... ¡la marsellesa! 

Y si hoy vuestra fuerza los humilla,
mañana, con sus garras soberanas,
¡podrán hundir de nuevo La Bastilla!
¡y ensangrentar de nuevo las campanas! 
¡Próceres de la Tierra!…
¡Vosotros sois el domador del cuento!

Música.Piano Sonata No. 8 de Ludwig van Beethoven.
Op. "Pathetique", Grave-Allegro di molto e con brio.


"Si requiere mayor información sobre nuestras actividades no dude en contactarnos", "Visite nuestra seccion de Articulos para mayor información"
   
INICIO | DIRECTORIO | ARTICULOS | EVENTOS | PUBLICACIONES | COMUNICADOS | CONFERENCIAS
FOTOGALERIAS
| ESPARTAQUEADAS | AVISO LEGAL | MAPA DEL SITIO
Powered By:
webdesign.net.mx
Movimiento Antorchista de México - Copyright © 2000 -
antorcha@antorchacampesina.org.mx