Movimiento Antorchista Nacional
La organización de los pobres de México

¿Por qué se ataca a la organización?

 

No somos radicales de izquierda ni un grupo
armado; somos políticos, no aventureros


Movimiento Antorchista de México


 

Serdán, principalmente, los caciques, que veían un peligro en Antorcha, comenzaron a atacarnos. El ingeniero Aquiles Córdova es enfático en esta cuestión: “Si somos unos asesinos y matones y hemos crucificado a estos pueblos, entonces ¿por qué la gente está con nosotros? ¿Por qué Antorcha les llevó paz y progreso? Nosotros les hemos cambiado la vida. (…) Si nosotros fuéramos unos asesinos, los tendríamos bajo la bota, pero la gente vive muchísimo mejor que antes, es libre y libremente elige seguir nuestro proyecto; si fuéramos unos caciques, ¿estaría la gente así? La gente ya abrió los ojos, está con nosotros porque le consta que la sacamos del agujero negro en que estaba”.

 

 

Huitzilan de Serdán es un claro ejemplo de que para ganar el poder no se necesita hacer uso de la violencia, sino que basta con utilizar la fuerza que proporciona
a las grandes masas una organización y una concientización en torno
a las demandas y a los métodos de lucha que se propone.

 

El Movimiento Antorchista tiene bien definida esta cuestión. No se necesita la violencia para ganar el poder, sino el uso de la fuerza, pero la fuerza que le da a las grandes masas una organización y una concientización en torno a las demandas y a los métodos de lucha que se propone. “No somos radicales de izquierda ni un grupo armado; somos políticos, no aventureros. Soy enemigo de esa tendencia radical y, cuando se nos acusa de eso, me siento muy herido, pero qué le vamos a hacer, nos metimos en la política y ésta no se hace con flores, desgraciadamente”, expresó en alguna ocasión el ingeniero Aquiles Córdova Morán.